La importancia de la hidratación en el deporte

La hidratación es la gran olvidada del mundo del deporte siendo uno de los factores esenciales. Te damos unos consejos para que puedas llevar unos mejores entrenos.

Cuando nos disponemos a hacer deporte, todos tenemos más o menos claro que debemos calentar, que necesitamos una indumentaria apropiada o la intensidad que llevaremos al entrenar. Incluso cada vez somos más conscientes de la dieta que nos ayudará a conseguir mejores resultados. No obstante, la hidratación es la gran olvidada del mundo del deporte siendo uno de los factores esenciales.

Efectos de una buena hidratación
La principal razón que hace necesario hidratarse bien antes y después de hacer deporte es la recuperación del agua que perderemos por el sudor. Además de que el cuerpo va consumiendo agua para funcionar, especialmente en la absorción de nutrientes y su transporte hacia los músculos. Y es primordial para la eliminación de sustancias de desecho.

El agua también nos ayuda a regular la temperatura del cuerpo, haciendo de refrigerador cuando aumentamos nuestra temperatura corporal al practicar ejercicio. Y ejerce la función de lubricador de las articulaciones, esencial al hacer deporte.

¿Cómo debemos hidratarnos?
El cuerpo normalmente necesita entre 1,5 y 2 litros de agua diarios para que funcione bien. Así que, si le añadimos una actividad deportiva, necesitaremos más agua, sobre todo si hacemos deporte con intensidad y frecuencia alta. Las pautas para una correcta hidratación son:

Antes del ejercicio físico: dos horas u hora y media hora antes del ejercicio se ha de beber 0,5 litros de agua para que el cuerpo baje la temperatura y esté bien repuesto.

Durante el ejercicio físico: si la actividad es larga y requiere una intensidad media-alta, se recomienda beber 120 ml cada 10 minutos o 180 ml cada 20 minutos. Es importante beber poco a poco para no llenarnos la barriga y que nos pese durante el resto del ejercicio.

Después del ejercicio físico: la reposición es más valiosa durante la primera hora tras el ejercicio, ya que el nivel de deshidratación es muy alto. Al menos, se debe tomar 0,5 litros, aunque si el ejercicio es muy largo o muy intenso, hay que beber más.

Bebidas isotónicas
Los electrolitos son unas partículas que regulan el equilibrio de líquidos en el organismo, elementos muy necesarios para hidratarnos tras el ejercicio. Al hacer deporte perdemos electrolitos, que se van con el sudor, al igual que minerales como el magnesio, el calcio, el hierro, el zinc, etc.

Las bebidas isotónicas nos ayudan a recuperar todos estos elementos, además de recomponer hidratos de carbono. Las bebidas isotónicas son casi obligatorias para deportes largos e intensos. Si la actividad es suave y el objetivo del ejercicio es perder peso, es mejor recuperar los electrolitos, los minerales y las vitaminas mediante la comida.

Rceuerda llevar siempre contigo un reloj Garmin para controlar tus entrenamientos y además de llevar un vida completamente sana.

Si deseas conocer más información sobre nuestros productos, ingresa en este link.

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *